Browsing Tag

PESO

CANARIAS, FARMAVIDA, PARAFARMACIA

La clave para no subir de peso en verano

Según un estudio de Aora Health, el 54% de los españoles cambia su alimentación durante el verano y el 26% engorda más de 5 kilos… ¡en Farmavida te contamos cómo no pertenecer a ese 26%! 😉

Es natural que cuando llega el verano la vida cambie y los hábitos cotidianos se modifiquen. Sin embargo, los resultados del estudio realizado por Aora Health, definitivamente invitan a reflexionar acerca de nuestra alimentación. Y es que, según afirman, el 54% de los españoles la modifica durante la época estival con la consecuencia de que el 26% acaba engordando más de 5 kilos. Y esto no es algo que se manifiesta en la condición física y que también se hace notar en las prendas que usamos, puesto que equivale a una talla y media más de ropa.

Para evitar que esto te ocurra, el experto responsable del estudio propone, en general, mantener una dieta equilibrada durante todo el año. También sugiere algunas medidas muy sencillas que podemos seguir:

-Comer variado y adaptar los alimentos a los gustos y a la actividad que se realiza.
-Tener siempre en cuenta el tamaño de las raciones, ya que es otra de las claves de la alimentación.
-Reducir el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, sal y azúcares añadidos.
-Realizar un reparto adecuado de los alimentos a lo largo del día, evitando ayunos prolongados o cenas muy abundantes.
-La mejor bebida para quitar la sed, es el agua.
-Huir de la vida sedentaria: procurar caminar, subir escaleras… Cualquier hábito que obligue a moverse.
-Realizar un ejercicio físico de manera periódica, el que más guste, para mantener a tono el cuerpo y sentirte mejor.

Y si bien sabemos que mantener un estilo de vida healthy no siempre es fácil de seguir al pie de la letra y  que suelen haber etapas más y menos saludables, cierto es también que en nuestras parafarmacias de Gran Canaria y Tenerife encontrarás la ayuda y los remedios naturales que necesitas para que tu alimentación sea saludable, equilibrada y fuente de todo lo que tu cuerpo necesita.

 

 

CANARIAS, FARMAVIDA, PARAFARMACIA

Adelgazar sin hacer dieta

¿Crees que sólo podrás adelgazar o mantener la línea con una estricta dieta? Hay quienes proponen una opción mucho más sencilla y llevadera…

Somos muchas las personas que somos conscientes de la necesidad de perder algo de peso y que no sentimos que contamos en un momento dado con la fuerza de voluntad suficiente como para llevar una dieta que nos limite a rajatabla. Sin embargo, existen alternativas válidas que merecen ser probadas y una de ellas es la de integrar unas pautas en nuestra alimentación habitual que nos ayude a mantener un mejor equilibrio e incluso a perder peso casi sin darnos cuenta.

En esta ocasión compartimos contigo los consejos de Cristina Abad y de su blog Comiendo Salud, que nos propone 10 básicos para adelgazar sin dieta:

1) Alimentación variada
Aunque no hay que comer de todo, como ya vimos en este blog, sí es cierto que la alimentación debe ser variada ya que ningún alimento nos proporciona todos los nutrientes que necesitamos. No te limites a los alimentos de siempre: prueba ingredientes nuevos, otras formas de cocinar y recetas de otras culturas. Ya verás como incorporas a tu dieta deliciosas novedades
2) Cinco comidas al día
Lo hemos repetido muchas veces pero lo diré una vez más: es esencial añadir a las tres comidas principales dos tentempiés a media mañana y media tarde para evitar los picos de glucemia y las consiguientes descargas de insulina, como ya explicamos en otros artículos como aquel  que titulábamos “¿Por qué tengo hambre cada dos horas?”. Ten esto siempre presente: saltarse
comidas y estar demasiadas horas sin ingerir alimentos solo nos llevará a ralentizar nuestro metabolismo y a acumular más grasa tras la siguiente ingesta.
3) La mejor bebida: el agua
Intenta beber unos dos litros de agua al día, obtendrás grandes beneficios con un hábito tan sencillo y una bebida tan económica . No tiene por qué ser sólo agua, puedes completar los dos litros con infusiones y caldos. Si sales, lo mejor la cerveza sin alcohol (tiene calorías,  muchas menos que su homónima con alcohol, pero también nutrientes) y refrescos sin azúcar. Antes de optar por zumos de frutas, es mejor consumir la fruta entera (menos azúcares y más fibra). Te puedes permitir una copa de vino al día, pero evita las bebidas destiladas tipo whisky, ron, ginebra, etc, pues la mayoría de la gran cantidad de calorías que aportan son calorías vacías, es decir, que no proporcionan nutrientes.
4) Pásate a los lácteos desnatados
Cambiando los productos lácteos que tomas por su equivalentes semi o desnatados, estás disminuyendo de una forma muy sencilla la cantidad de grasas que ingieres; grasas que además  contribuyen a aumentar tu colesterol. Hoy en día existe gran variedad de yogures, leche, postres y quesos desnatados y bajos en grasas tan apetecibles como los enteros  e incluso enriquecidos con las vitaminas liposolubles que lleva la leche en su grasa (A, D y E).
5) Los cereales, mejor integrales
Adelgaza con cereales integrales
Cuanta menos refinado esté un cereal, gracias a la fibra que conserva, más va a disminuir su índice glicémico; es decir, más lentamente va ir pasando a la sangre el azúcar que nos aporta, lo cual tendrá dos consecuencias: nos mantendrá saciados por más tiempo al mantener estables los niveles de azúcar en sangre y, además, se evitarán las descargas masivas
de insulina que favorecen la acumulación de grasas. Pan, arroz, pasta, cereales de desayuno, … empieza a comprarlos y consumirlos integrales, verás como no te arrepientes.
6) Dime como cocinas… y te diré por qué no adelgazas
Prescinde de fritos y rebozados y opta por técnicas culinarias más saludables como la cocción al vapor, a la plancha, al horno, rehogados, salteados,… Una de mis favoritas por lo sencilla, limpia y sus sabrosos resultados es el papillote, que consiste en cocinar los alimentos envueltos en un papel resistente al calor en el horno, de forma que  se cuezan en sus propios jugos, que quedarán retenidos en el envoltorio de papel. Una versión moderna del papillote son las bolsas de asar, que incluso se venden con sazonadores para que no tengas más que mezclarlos con el alimento elegido, meter en la bolsa y cocinar en horno o microondas
7) Al dulce, no le añadas azúcar
No se trata de un drástico “nooo, azúcar nooo”, como decía el anuncio de zumos (curioso, porque los zumos poseen, aunque no se les añada azúcares,  los propios de la fruta, que no son pocos…), pero reconozcamos que abusamos de este ingrediente en muchos alimentos que ya de por sí tienen su azúcar natural, como la leche (lactosa) o las frutas (fructosa); aprende a reconocer estos sabores y a disfrutarlos.
Además, lee las etiquetas de los alimentos elaborados, porque suelen ir cargados de ingredientes como jarabe de maíz, maltodextrina, jugo de caña, melaza, jarabe de arce…, todos ellos formas de camuflar y repartir en la etiqueta los contenidos de azúcar para que pasen desapercibidos para el consumidor.
8) Menos salsas en la nevera
¿De verdad necesitas añadir salsas a todo? Mayonesa, ketchup. salsa barbacoa, salsa cóctel, mostaza, salsa rosa,… Nuestra nevera se encuentra invadida por botes de salsas de todo tipo cuya única utilidad parece  ser camuflar el verdadero sabor de los alimentos. Así, dará lo mismo que estés comiendo  carne, patatas o pescado, ya que el sabor será siempre el de tu salsa favorita. Pero, además, ¿no te das cuenta que estás añadiendo calorías innecesarias en tu plato en forma de grasa y azúcares?
Suprimiendo todas estas salsas y aliñando, los alimentos que lo requieran, con un buen aceite de oliva (son muy prácticos los pulverizadores) y alguno de la gran variedad de vinagres a los que podemos optar (de Módena, de Jerez, de manzana, de hierbas,…), estaremos restando calorías y ganando en sabor.
9) Come despacio y centrado en lo que haces
La señal de saciedad tarda unos 20 minutos en llegar a nuestro cerebro, por eso las personas acostumbradas a comer despacio, comen menos. Por tanto, proponte comer más despacio; hasta que cojas el hábito, mastica cada bocado un número determinado de veces antes de tragarlo y deja los cubiertos en el plato entre uno y otro bocado.
Además debemos alimentarnos de forma consciente, es decir, centrados en lo que estamos haciendo, para lo cual, habrá que eliminar distracciones innecesarias como comer viendo la tele, leyendo o de pie mientras realizamos cualquier otra actividad. Pon la mesa aunque sea solo para tí, siéntate frente a tu plato en un entorno agradable y, aprovechando que hemos dejado de lado el exceso de azúcares y salsas, disfruta del sabor y la textura de lo que estás comiendo. La saciedad tiene un importante componente psicológico y se ha demostrado que si estamos focalizados en lo que estamos comiendo y lo ingerimos pausadamente, nos sentiremos satisfechos mucho antes. Intenta recordar lo que almorzaste ayer y rememorar los sabores… ¿lo tienes claro o sólo te vienen a la mente las escenas que viste en el telediario o el impresionante cambio que hicieron a una casa unos decoradores con tres tablones y un bote de pintura?
10) Prémiate de vez en cuando
Salir a cenar con los amigos o a tomar un helado con tus niños no tiene que ser imposible si quieres adelgazar. No te tienes que privar de pequeños placeres y premios que todos necesitamos de vez en cuando. Lo único que no debes perder de vista son tus objetivos y  los nuevos hábitos que estás intentando adquirir para mejorar tu alimentación; a partir de ahí, todos merecemos una recompensa por nuestros esfuerzos. Ahora bien, no acostumbres a que las recompensas tengan siempre forma de alimento; un masaje, una sesión de peluquería o regalarte ese bolso que hace tiempo “te llama” desde el escaparate son muy buenas y saludables formas de darte un premio ¿no crees?

¿Intentemos esta fórmula? Si quieres, comparte tu experiencia con nosotros, no tienes más que dejarnos un mensaje en nuestra Fanpage de Facebook Farmavida Canarias. 🙂

 

 

NUTRICIÓN

¿SON UN MITO LOS BENEFICIOS DE LA PÉRDIDA GRADUAL DE PESO?

La creencia de que la pérdida gradual y constante de peso es mejor método que las dietas rápidas ha quedado seriamente cuestionada por los hallazgos de una reciente investigación australiana.

Dicho estudio, realizado por la Universidad de Melbourne, tuvo como resultado dos interesantes hallazgos al comparar los efectos de ambos tipos de dietas. Por una parte, un mayor porcentaje de participantes de la ‘dieta relámpago’ de 12 semanas tuvo éxito y alcanzó su peso ideal, en concreto el 81% de los participantes frente al 50% de quienes empezaron su dieta de 36 semanas de duración. Por otro lado, no se pudo constatar que hubiera diferencia alguna en relación con la recuperación de peso pasados 3 años después del fin de la dieta inicial. Todos recuperaron en torno al 70% del peso perdido, independientemente del tipo de dieta que hubiesen llevado a cabo y a pesar de la dieta de mantenimiento que se les asignó. Continuar leyendo …

NUTRICIÓN

CÓMO VOLVER AL PESO IDEAL EN SEPTIEMBRE

La vuelta de las vacaciones y el primer encuentro con la báscula de casa nos hace reconfirmar a muchas lo que ya presentíamos: en verano pillamos unos kilitos de más.  Sin necesidad de caer en autoreproches ni en lamentos, tenemos algunas sencillas medidas para que, de manera natural, pierdas el peso que te sobra y te vuelvas a sentir feliz en tu cuerpo. Continuar leyendo …