ALIMENTACIÓN, CANARIAS, FARMAVIDA, NUTRICIÓN, PARAFARMACIA, SALUD

LLENA DE VIDA TU COCINA

Ya sea para usarlos al preparar algún plato, como aderezo o como aliño, hay algunos ingredientes vegetales que siempre están presentes en nuestra cocina. Quizás te sorprenda saber que  algunos de estos clásicos en nuestras listas de la compra pueden volver a crecer en tu cocina. Conservando un brote, un tallo, o raíz en un poco de agua podrás comprobar cómo hay bastante verdad en eso de que “la naturaleza es sabia”. Desde las parafarmacias Farmavida te proponemos cinco casos, que quizás te ahorren un viaje a la frutería…Albahaca: Si tienes algunos tallos de albahaca fresca, ponlos en un vaso con agua en algún sitio en el que reciban la luz del sol. Al cabo de un tiempo, cuando broten raíces y alcancen un par de centímetros, puedes plantarlos en una maceta que puede quedar muy bien en la ventana de tu cocina.

Ajo: Cuando a algún diente de ajo le salga un brote, en vez de desecharlo puedes ponerlo en un poco de agua en algún sitio con luz. Pronto germinarán más brotes, que puedes utilizar como aderezo en ensaladas o salsas. Además, puedes plantarlo y dejar que arraigue, y una vez establecido, si recortas los nuevos brotes la planta pondrá todos sus recursos en producir un bulbo.

Cebolla: Es una de las hortalizas más fáciles de propagar. Con sólo plantar la raíz desechada en una maceta y colocarla en un lugar cálido y soleado podrás ver cómo pronto empieza a crecer.

Lechuga romana: Resulta atractiva la idea de prepararnos una ensalada fresca con hojas de lechuga recién cogidas. Pon el tallo de una cabeza de lechuga en un plato hondo con un fondo de agua y, al igual que en los casos anteriores, en algún lugar donde reciba luz solar. Al cabo de unas pocas empezarás a ver nuevas hojas que al cabo de un mes deberían estar completamente crecidas.

Hojas de zanahoria: De ese extremo de la zanahoria que desechamos cuando la troceamos para cocinar pueden volver a crecer hojas que puedes usar como guarnición o aderezo en ensaladas. Sólo necesitas ponerlo en un tarro con un poco de agua y esperar que la naturaleza haga su trabajo.

 

 

 

You Might Also Like