ALIMENTACIÓN, CANARIAS, NUTRICIÓN, PARAFARMACIA, SALUD, TRUCOS

CONDIMENTAR CON ‘ANTIINFLAMATORIOS NATURALES’

Si te gusta aderezar tus platos con deliciosos aromas, estás de suerte. Porque utilizar hierbas y especias te puede aportar efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Toda cocina tiene algún rincón reservado para almacenar hierbas y especias, siempre a mano para dar sabor y aroma a nuestras comidas. Además de cumplir esta función, algunas de ellas pueden convertirse en grandes aliadas de quienes procuramos mantenernos sanos de manera natural, sobre todo las que poseen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Muchas enfermedades tienen su origen en la inflamación a nivel celular o en uno o más órganos de nuestro cuerpo, por lo que mantenerla a raya, en niveles ‘normales’ es fundamental. Si bien la lista de alimentos con este tipo de características es extensa, lo que llama la atención en el caso de las hierbas y especias es el grado de concentración en el que se presentan. Es decir, que una pequeña cucharada puede ser suficiente para potenciar nuestros platos y hacerlos aún más sanos.

Cúrcuma: Muchos son los beneficios atribuidos a esta especia utilizada durante siglos por la medicina tradicional en la India y China, entre ellos el de ser un potente antioxidante, antiinflamatorio, antiviral y antibacteriano.

Cayena: Los carotenoides y flavonoides presentes en esta pimienta son los responsables de sus cualidades antioxidantes. Además, ha sido frecuentemente utilizada para tratar inflamaciones por su alto contenido en capsaicina, una sustancia que inhibe la sustancia P, el neuropéptido encargado de transmitir en dolor a nuestro cerebro, y que además le da ese sabor picante tan característico.

Jengibre: Otro ingrediente usado tradicionalmente para combatir dolores e inflamaciones entre otras muchas aplicaciones. Gingerol, shogaol y paradol son las sustancias que están detrás de estas propiedades antiinflamatorias.

Canela: Además de un agradable aroma, la canela contiene componentes que activan los receptores de insulina en la sangre, ayudando así a controlar los niveles de azúcar. También posee una elevada concentración de compuestos fenólicos que le dan una alta capacidad antioxidante.

Salvia: Además de utilizarse fresca para condimentar, esta planta se considera un antibiótico y antiinflamatorio natural desde la antigüedad. Los principales responsables de sus propiedades antioxidantes son el ácido carnósico y el carnosol.

Para aprovechar al máximo los beneficios que nos ofrecen estas hierbas y condimentos, lo ideal es tomarlos tan frescos como sea posible, preferiblemente en sus formas menos procesadas, y conservarlos en un lugar seco y protegido de la luz. Y si tienes interés por conocer más acerca de productos antioxidantes o antiinflamatorios, en cualquiera de nuestras parafarmacias Farmavida estaremos encantadas de aclararte cualquier consulta.

 

 

 

You Might Also Like