NUTRICIÓN

CLAVES PARA LA MERIENDA DEL COLE

Los expertos en nutrición hablan de cinco comidas principales a lo largo del día, tanto para niños y niñas como para personas adultas: el desayuno, el tentempie de media mañana, el almuerzo, la merienda de la tarde y la cena. La Gente que se Cuida presta especial atención no sólo a las llamadas comidas fuertes, sino también a esos pequeños snacks que se consumen entre ellas. Por una parte, porque es muy importante mantenerlos en la rutina, puesto que nos proporciona la energía necesaria para nuestras actividades y nos ayuda a mantener el nivel de azúcar estable. Por otro lado, porque las personas a las que gusta de comer de manera saludable, son conscientes de que por costumbre o por comodidad, muchas veces se opta por productos altos en azúcares y grasas.

Teniendo ambos aspectos en cuenta, ¿qué criterios deberíamos seguir como papás y mamás a la hora de escoger lo que darle de comer a los chicos para el recreo del cole? En Farmavida te contamos lo que dicen los expertos y lo que importa a las familias:

– la merienda debe ser ligera, cómoda y fácil de digerir

– pensar en alimentos que no requieran de una conservación en frío y que no sean perecederos

– planificar la compra semanal, de manera que cubra diferentes variantes de meriendas para cada día, y tener una rutina para prepararla con tiempo (por ejemplo, hacerlo la noche anterior o los domingos por la tarde, algo muy sencillo por ejemplo en el caso de bolsitas de frutos secos o de cereales)

– adaptar la cantidad de los alimentos a las necesidades de la edad, de cada niño y de la actividad que va a realizar ese día

– integrar algo fresco, al menos una pieza de fruta fácil de llevar o que se pele con facilidad, o verduras troceadas como zanahorias, pimientos, pepino… así,  se les puede inculcar desde pequeños el gusto por estos saludables productos

– no olvidar una ración de frutos secos al menos un par de veces por semana (según los resultados de un reciente estudio, un puñadito al día hace maravillas)

– además de alimentos frescos, frutos secos y productos como cereales integrales, tortitas de arroz o maíz inflado, barritas de cereales o galletas integrales, se pueden alternar los ‘clásicos’ como los productos lácteos y bocadillos

– pensar en variantes ‘diferentes’ para el relleno de los bocadillos, de manera que no solo se usen los embutidos y los quesos, sino también otras nutritivas alternativas como el hummus, las cremas de almendras o avellanas en combinación con lonchas de plátano, o un aceite prensado en frío con lechuga, verduras y huevo duro…

– dado el alto contenido de azúcar en los zumos y batidos, se puede pensar en opciones más saludables como el agua o las infusiones, que frías también saben muy ricas

¿Tienes otras ideas acerca de meriendas infantiles que quieras compartir? ¡No dudes en contárnoslas!

You Might Also Like