ALIMENTACIÓN, NUTRICIÓN, RECETA, SALUD, TRUCOS

LA DIETA ALCALINA – COMER EN FUNCIÓN DEL PH

En los últimos años se ha puesto de moda una dieta cuyo objetivo es devolver al cuerpo el pH neutro: la dieta alcalina.
De acuerdo con las personas que defienden el alimentarse siguiendo la perspectiva de la dieta alcalina, una de las claves de la salud radica en el correcto ph de nuestro cuerpo. Por ello, para llevar a cabo esta dieta se plantea reducir los alimentos ácidos (como la carne, el queso o la pasta) y aumentar los alcalinos, como la fruta y los vegetales. Así se favorece que el pH (potencial de hidrógeno) de la sangre alcance un bajo nivel de alcalinidad, en torno al 7,4, en una escala que va desde el 0, que es lo más ácido, al 14, que es lo más alcalino.

De acuerdo con un artículo de Marta Lorenzo, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y diplomada en Nutrición Humana y dietética, el llevar una dieta alcalina puede ayudar a perder peso con más facilidad y aportar diversos beneficios como:
– Tener un cutis joven y luminoso: debido al alto contenido en vitaminas, minerales y sustancias reparadoras que nos ayudan a eliminar toxinas y a recuperar los tejidos.
– Mejora las digestiones, evita la acidez y regula la flora intestinal.
– Disminuye los niveles de colesterol
– Nos aporta más energía
A la hora de ponerla en práctica y teniendo en cuenta que los alimentos que se consideran más alcalinos son las verduras y la gran mayoría de las frutas, la especialista propone introducir un 70 % de alimentos alcalinos y un 30% ácidos. En esta proporción, la gran mayoría de lo que se consume no dejaría residuos después de la digestión.
Para tener una visión general de los alimentos según su acidez o alcalinidad te puede valer esta guía:
– Muy alcalinos o alcalinizantes: espinacas, lentejas, almendras, aceite de oliva, piña, limón, tofu, brócoli, tomate crudo, melocotón…
– Poco alcalinos o alcalinizantes: alcachofa, fresas, cebolla, plátano, manzana, quinoa, setas, zanahoria, puerro, cereza, naranja….
– Poco ácidos o acidificantes: huevos, arroz y pasta integral, pescado, pan integral, queso tierno, garbanzos…
– Muy ácidos o acidificantes: alcohol, azúcar, embutidos, chocolate, miel, dulces, gelatinas, harina, carne de ternera, sal refinada, zumos de frutas envasados…

Y si deseas conocer el ph de tu cuerpo y decides tomar medidas para conseguir el valor perfecto, no dudes en dirigirte en cualquiera de nuestras parafarmacias a nuestras Chicas Farmavida.